Wednesday, May 17, 2006

Derecho a la vida o derecho a la muerte





EL DEBATE DE LA EUTANASIA


La muerte del tetrapléjico Jorge León, el pasado jueves en su domicilio de Valladolid ha motivado que el debate de la eutanasia, un tema complejo que a la par que inquietante, esté de nuevo en la palestra de la actualidad española. A favor o en contra, lo cierto es que está práctica apela a los principios éticos y morales más recónditos del ser humano; el derecho a la vida o el derecho a la muerte.

Si nos preguntasen que quién tiene el derecho a arrebatarle la existencia a otro individuo. Sin duda, la respuesta mayoritaria sería: nadie. Pero las reglas cambian cuando quien tiene la vida, la rechaza y ruega que le liberen de su mísera existencia por una cuestión sencilla, el no puede. Esta es la situación de muchos enfermos, para quienes la vida se ha convertido en una rutina molesta y cargada de sufrimientos.

Pero, ¿por qué deja de tener sentido la vida para estos enfermos? Asociaciones como Pro Vida apelan a la carencia y mal uso de los primeros cuidados paliativos que reciben los tetrapléjicos como una de las causas que puede inducir esa desmotivación por salir adelante con su nueva situación. Sea esto verdad o no, lo cierto es que una realidad de estas características supone un shock emocional tanto para el enfermo como para quienes le rodean. Falte de medios, de apoyo por parte de la administración, así como el aislamiento y vacío que provoca la sociedad.

Sí, no tengo miedo al afirmarlo. Más que el debate del derecho a la vida o a la muerte, deberíamos plantearnos que hacemos nosotros para que estos disminuidos puedan asumir su enfermedad con total normalidad. En épocas anteriores, las discapacidades físicas y psiquicas provocaban el total desprecio del entorno social o incluso el rechazo dentro de la propia familia. Hoy día, en pleno siglo XXI esta actitud no merece ningún tipo de justificación (como tampoco la merecía, a mi juicio, en épocas anteriores). Tenemos los medios suficientes para ofrecer una vida digna a quienes se encuentran en situaciones menos favorables. Sin embargo, siempre resulta mucho más cómodo desprenderse de lo que no entra dentro de nuestro campo de la normalidad. Ya se sabe el dicho; si no eres la solución, formas parte del problema.

3 comments:

Anonymous said...

funciona?

Anonymous said...

probando probando un, dos, tres, probando ME SE EJCCUCHAAA. BESITOS AMORE

Lilian Córdova said...

La muerte es algo natural, va a ocurrir tambien, es algo que vamos a "vivir", lo que pasa es que es algo desconocido, pero no por eso tiene que ser malo, quizas hay quente que disfrute ser paraplégico o tienen los medios para vivir como tal, pero es entendible que mucha gente no.